Las flechas de Anteros

En la mitología griega Anteros es la personificación del amor correspondido y la pasión, vengador del amor no correspondido. Es hijo de Afrodita y Ares. Se cuenta en una leyenda que Eros, el dios del amor, no crecía. Su madre, la diosa Afrodita, se sorprendió, así que fue a consultar al oráculo de Temis, que le respondió:

El amor no puede crecer sin pasión.

Afrodita siguió sin entender esta respuesta hasta que nació su otro hijo Anteros y lo dio a su hermano Eros, que estaba solo, como compañero de juegos.

Originalmente, Anteros se opuso a Eros y luchó contra él, conflicto que también se concibe como la rivalidad existente entre dos amantes. Anteros castigaba a los que desdeñaban y no correspondían al amor de otros, por lo que es el vengador o deus ultor de Eros. Dado que éste era el dios de la pasión, Eros pudo crecer como un niño normal. Más tarde, cuando ellos dos se separaron, Eros volvió a su forma de un tierno bebé.

Se le suele representar como un hermoso joven de larga cabellera con alas de mariposas y algunas veces con flechas y un arco.

A veces, como me ocurre a mí en estos momentos, nos gustaría que existiera un dios de la pasión que, con sus flechas, hiciera corresponder al otro a nuestros desvelos. En este caso particular, me gustaría que las flechas de Anteros alcanzaran a la vida misma para que me volviera a sonreír. Si fuera tan fácil como pedirlo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.