Educando a Rita

La casualidad nos lleva algunas veces a encontrar pequeñas joyas que permanecen ocultas a los ojos de la mayoría. Esto mismo me ocurrió a mí con Educando a Rita: una tranquila sesión de tarde de una cadena local se convirtió, contra todo pronóstico, en todo un descubrimiento.

Esta película de 1983, basada en la obra de teatro del mismo título, se presenta bajo la forma de una nueva versión de Pigmalión. Aunque, conforme se va desarrollando la acción, veremos que hay mucho más bajo la superficie. Así, al principio, se nos presenta a Susan White (Julie Walters), peluquera de profesión, que decide matricularse en un curso de literatura de la Universidad Abierta y que prefiere que la llamen Rita (por Rita Mae Brown). Allí tendrá como tutor a Frank Bryant (Michael Caine), un profesor atípico que se preocupará por que Rita encuentre su propia voz, más allá de simplemente cumplir con los formalismos.

A partir de la relación profesor-alumna asistimos, por un lado, a todo un debate sobre educación y, por el otro, a los cambios que ésta empieza a ejercer en la vida de Rita. Enfrentada a su familia, que no entiende su afán por aprender ni su amor por los libros, la protagonista vivirá los momentos más emocionantes de la trama, como las escenas que se desarrollan en el pub y en una boda familiar. Y es que, una vez tomada su decisión, y asumiendo que está atrapada entre dos mundos, a ninguno de los cuales pertenece por entero, Rita empezará a vivir su vida por su cuenta, tomando por fin las riendas... aunque esto signifique que ha de volver a comenzar de cero. Es en este momento que volverá a querer ser tratada como Susan.

Pero, ¿y Frank? El brillante, cínico y bebedor profesor Bryant parece que se hunde cada vez más a medida que Susan encuentra su sitio: él también es una persona que se asoma a sus propios abismos. Desencantado con todo lo que le rodea, será Susan quien le dé una oportunidad de volver a verlo todo con los ojos de quien descubre un mundo por primera vez, pudiendo dejar atrás todo aquello que le ahogaba tanto profesional como personalmente.

Es así como llegamos a un final por lo demás abierto, dado que se nos da a intuir el camino que tomarán los dos protagonistas por su cuenta, una vez enfrentados con ellos mismos...

4 comentarios:

  1. Anónimo26.3.16

    Hola.
    Acabo de ver la película y mi sensación así está reciente.
    No la conocía, pero me enganchó poco a poco y me hizo replantearme de nuevo si es mejor el camino que el destino final. El deseo de mejorar a donde nos lleva? A ser mejores? Es que antes no éramos validos? Y cuando nos sentimos estancados en la vida a que se debe? Por que unas personas sienten eso y otras se limitan (siendo perfectamente lícito)como en la película a tener hijos e irse al bar a pasar un buen rato? Y cuando hacemos algo que creemos bien hecho sea una poesía, dibujo o canción que propósito tiene que no sea el de una validez fugaz. El personaje de Rita busca algo y el de Frank cree que para él ya acabó la búsqueda, no supe con cual quedarme... la soñadora o el realista. Genial película de tema siempre vigente(al menos para mí...).
    Saludos.
    Jantgarsant

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jantgarsant,

      Bienvenido al blog. :) Cada personaje tiene su punto de vista, según lo que ha vivido y cómo. Rita tiene ilusión y fuerza para hacer una apuesta y arriesgar; en cambio, Frank tiene ese punto desilusionado con el mundo al que Rita quiere acceder que da mucho juego. Pero, sobre todo, me gustaba de él el temor que sentía por ella, por que perdiera toda esa espontaneidad y esa chispa, su gracia natural. Creo que es precisamente eso lo que hizo de él un gran profesor para Rita a pesar de todos sus defectos y problemas, saber ver el valor personal de alguien me parece que no está al alcance de muchos. Eso y el aceptar finalmente que tenía que dejar que su alumna tomara sus propias decisiones, eligiera un rumbo y dejarla volar. El final abierto de ellos dos en el aeropuerto me gustó mucho también, se intuye una nueva vida para ambos, cada uno en un rumbo distinto, en la que también tendrán sus problemas. Pero se intuye un futuro.

      Un saludo,

      Eliminar
    2. Anónimo3.12.16

      Un saludo. de igual forma, yo recién termino de descubrir esta película y me ha encadado, me he sentido identificada y me ha motivado en gran medida... el punto importante y el que debemos recalcar de Rita, es ese deseo de aprender y la libertad que se consigue con eso(desde mañana empiezo con alguna lectura, quizá Chejov?) pero algo de lo que poca gente habla, y eso lo he notado en todos los post que he revisado después de la película, es del posible enamoramiento de Frank, se puede ver en sus expresiones como crece su desilusión y dolor cuando Rita lo empieza a apartar poco a poco de su vida, notese en la escena del bar cuando a mi parecer, Frank casi casi rogaba por mantener su relación o en su defecto entablar conversación. me pareció cruel e injustificada la conducta de Rita, quizá sean errores del guion, no lo se... pero en resumidas cuentas me gustaría que se dieran una oportunidad juntos, después de todo ellos se pudieron reconocer a ellos mismos mediante el otro.

      Eliminar
  2. Bienvenida,

    El final de la película lo veo como un final optimista, uno en el que tanto el profesor como la alumna han sido transformados (y también liberados) tras la experiencia que han vivido juntos. Si en el futuro se encuentran, será como seres independientes y libres, no como personas que dependan de alguna manera del otro. Rita / Susan no es la única que cambia de vida. Pero si bien Susan tiene la determinación "de serie", por así decir, a Frank hay que despertarlo. Para él es todo un descubrimiento encontrar una alumna que de verdad quiera aprender pero sí, pasa por una fase intermedia en el que genera un poco de dependencia de esos balones de oxígeno semanales que son las clases y visitas con Susan. Una vez consigue también dejar todo eso atrás por sí mismo y se dispone a empezar una nueva vida, es precisamente cuando pueden llegar a tener una oportunidad en el futuro. O no. Pero serán ellos mismos y podrán hacer lo que ellos quieran.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.