Seguir en la brecha

La verdad sea dicha, llevo una temporada larga en que me cuesta centrarme en el blog. No es por falta de temas ni de ganas sino más bien por algo menos concreto, por cierta dificultad para adaptarme a los cambios que a su vez influye en mi capacidad para desarrollar el tema de cualquier entrada. 

Las ideas se vuelven escurridizas y difíciles de atrapar aunque sigan ahí, unido a una necesidad no sé si real o creada de seguir queriendo atraparlas y domesticarlas. Poco a poco se me han ido volviendo bestezuelas ariscas, piden más o yo les pido más a ellas. El resultado es esa sensación de dejar cosas en el tintero...

Sé que terminará pasando, o al menos eso quiero creer, pero también sé que en mi caso parar o bajar todavía más el ritmo no es solución: ya elegí a propósito desde un buen principio un ritmo cómodo de publicaciones y ya se sabe la importancia de mantener el hábito para no perderlo. Eso por no hablar de la voluntad por querer seguir ahí: darle vueltas a una idea hasta poder decir, aquí comienza y aquí acaba, y que una vez escrita se pueda volver a mirar y pueda seguir aportando algo nuevo, alimentada por los comentarios de los que pasan por aquí... Todo un proceso que termina enganchando para bien. 

Ya se verá. Mañana será otro día. ¿Alguna idea? ;)

4 comentarios:

  1. Tiempo al tiempo, los ritmos cambian y cerrar ideas me parece ahora algo complicado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola Olvido.
    A mí me ocurre lo mismo y como dice Pilar, el tiempo lo cura todo. Yo dejo el material en mente hasta que se ordena y el día menos pensado lo publico, sin prisas y eso se nota en el ritmo de mis publicaciones, pero esto de escribir lo hago por afición, evito presionarme más de la cuenta no vaya a ser que pierda el flequillo ;)
    Ánimo y sin agobios, que no son buenos consejeros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. @Pilar, gracias. Sí, tendré que tomármelo con calma, la única manera de sacar algo en claro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. @Tapestryworkerman, sí. Las ideas siguen ahí pero se mueven demasiado como para dejarse atrapar. Quizás a lo que más le tema es a dejarlo demasiado, que el tiempo pase y yo me duerma, que me conozco. Supongo que tendré que encontrar un punto medio.

    Besos y bienvenido de nuevo. ;)

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.