Ella: una historia de aventuras

El título no miente: si de algo podemos estar seguros en esta novela de Henry Rider Haggard es de que es una magnífica novela de aventuras, una buena lectura para estas fechas. Una historia de aventuras en África, de exploradores del siglo XIX; una historia de fantasía y de terror, donde todo es posible; y, sobre todo, la historia de una protagonista que no sólo alcanza la inmortalidad en el libro sino que ha conseguido convertirse en uno de los personajes más carismáticos y atemporales de la literatura popular, inspirando a su vez a un buen número de autores. Mucho se ha escrito sobre Ayesha, pero mejor es acercarse a lo que nos dejó escrito Haggard sobre Ella.

La historia comienza con nuestro narrador, Horace Holly, tutor de Leo Vincey. Él es quien nos guía a través de toda esta aventura y quien acompaña a Leo a África para llegar hasta el fondo de un misterio instalado en la familia Vincey desde hace más de dos mil años: la búsqueda de una reina inmortal de la que una antigua tradición familiar les exige vengarse. Siguiendo el hilo de esta extraña historia, Holly y Leo llegan a la ciudad de Kôr, lugar en el que se oculta Ayesha y territorio del actual pueblo de los amahagger, la cuna de una antigua civilización desaparecida. Todo en la ciudad recuerda el esplendor pasado y el extraño cataclismo que la hizo desaparecer: sus obras sirven muchas veces de excusa para hacernos mostrar las diferencias de carácter de Holly y Ayesha, dando algo de profundidad a la historia, y sus numerosas tumbas e historias crean un ambiente inquietante: el de la constante presencia de la muerte en un lugar en el que reina un ser que alcanzó la inmortalidad. Porque la novela es, en parte, la historia de esta inmortalidad: la forma en la que Ayesha aguarda durante milenios el regreso de alguien con quien compartirla, a solas con sus recuerdos y con sus penas, capaz de lo mejor y de lo peor. Quizás sea éste parte de su encanto, la historia de un personaje que no se detiene ante nada, ni siquiera ante la muerte porque, incluso si ha de sucumbir, de una cosa podemos estar seguros: será por poco tiempo, será para volver. ;)

8 comentarios:

  1. Henry Rider Haggard es ante todo un escritor de aventuras.Las minas del rey Salomón,película tantas veces repuesta está inspirada en una novela suya del mismo nombre.

    Para mí es un autor para pasar un buen rato y olvidarte de todo.

    Un novelista muy apropiado paqra leer sin muchas preocupaciones.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. @Felipe
    Bienvenido Felipe.

    Efectivamente, sus novelas y las adaptaciones al cine de sus novelas son sinónimo de aventuras. Con la mayoría de ellas se puede seguir pasando un buen rato a pesar de los años.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Olvido...

    Muy buena la referencia literaria que nos dejas hoy. Estoy de acuerdo con Felipe en que Haggard es sinonimo de aventuras. De aventuras en las cuales te adentras y se te va el tiempo disfrutando. Disfruto como un enano con este genero.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por la referencia Olvido. Hace tres o cuatro años que no leo nada...no es broma :( estoy pensando seriamente volver a retomar el hábito, ver a Stevenson, la Isla del Tesoro, lo adoro...miraré también el tuyo, aunque soy durillo pa salirme de los clásicos, y encima leo poco como te digo...como no sea un Cervantes, Cela, Russell,...me cuesta salir de ahí. No me olvido de toda la tradición literaria de la novela de aventuras, más, a mi modesto criterio, real y auténtica que la novela de ficción...si me oyera Julio Verne me mataría...

    :)

    saludos,

    r.

    ResponderEliminar
  5. @Felix Casanova
    Hola Felix,

    la verdad es que de vez en cuando apete volver a este tipo de historias: desconectar, soñar,... También se recargan las pilas de esta manera.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. @R.R.
    Hola Rafa,

    bueno es que hoy en día el conseguir algo de tiempo para uno mismo, y poder dedicarlo a cualquier cosa que uno quiera, puede convertirse en una auténtica odisea. :) Sobre los géneros es algo que va por gustos, cada cual tiene sus propias preferencias. ;) Este libro, por ejemplo, es de aventuras pero tiene un componente fantástico importante; eso y una visión muy victoriana de las cosas, claro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Muy buenos los datos que nos aportas,cariños amiga.

    ResponderEliminar
  8. @fiaris
    Me alegro de que pueda ser de utilidad, fiaris. :)

    Muchos besos.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.