Historia de amor en vaso de cristal

Quizás sea cosa del mes de febrero, que me ha hecho recordar esta historia de las profundidades, o quizás sólo sea cosa de la memoria, que tiene sus propios caprichos, el caso es que llevaba varios días dándole vueltas a la curiosa historia de los jarrones de Venus y los diferentes significados que les hemos querido otorgar los seres humanos como presente.
Euplectella aspergillum
Por hacer un resumen, estos jarrones son el esqueleto de una esponja, la Euplectella aspergillum, una especie de las llamadas esponjas vítreas que habita las profundidas marinas del Pacífico occidental. Su  delicado entramado de espículas es de una belleza tal que explica perfectamente por sí mismo, y para cualquiera, que se hayan considerado desde siempre un bonito regalo; aunque la historia no es tan sencilla ;). En Asia y, por lo que se cuenta, sobre todo en Japón, son un regalo tradicional de bodas por una razón menos evidente: estas esponjas acostumbran a estar habitadas por una pareja de pequeños cangrejos de la especie Spongicola japonica, que mantienen una relación de comensalismo con las mismas; vendrían a ser un caso parecido a la relación mantenido entre las anémonas y sus peces payaso. La peculiaridad aquí se encuentra en que la pareja no puede abandonar su esponja, ya que la red de fibras que tanto nos atrae a los humanos impide que salgan por ella una vez que son adultos. La consecuencia de esto es que, dentro de los jarrones, a menudo se puede apreciar la presencia de un par de esqueletos de Spongicola japonica: de ahí que estas esponjas se hayan convertido en un símbolo de fidelidad conyugal. 

El problema viene cuando se conoce el resto de la historia: de historia de amor eterno se pasa a una de terror claustrofóbico; de presente enviado con los mayores deseos de felicidad a regalo envenenado. ¿Sabían los antiguos la verdadera historia que se escondía tras la belleza de la esponja de cristal? Ah, cómo engañan a veces las apariencias... ;)

Para saber más:

6 comentarios:

  1. Interesante el escrito, y las fotos que utilizas en el. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido Kofla,

    gracias ;). Me alegro de que te gustara.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. un preciso texto, y precioso también,

    gracias por enlazar mi blog; haré lo propio con el tuyo, que por cierto, y sin ánimo de peloteo, es uno de los más bonitos de toda la red. Enhorabuena,

    rafael.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Rafa ;).

    Apenas si llevo mes y medio en Bitacoras y no paro de descubrir blogs interesantes. ¿Qué menos que compartirlo? Mi intención es que esta lista vaya creciendo; poco a poco pero lo hará, sólo que me pilla todo de nuevo.

    Vosotros sí que sabéis, yo llevo muy poco en ésto. ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola olvido , muy hermoso y interesante tu post ,sobre el tema del que escribes hoy .
    Bonito blog .
    Un saludo de MA .

    ResponderEliminar
  6. Bienvenida MA,

    muchas gracias :). Cosas de la naturaleza, que nunca deja de sorprendernos.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.