La banda sonora de nuestras vidas: Infancia


Comoquiera que las cosas no acaban de salir bien, este verano está resultando ser de lo más melancólico. Fuera luce el Sol, hace calor y la luz lo impregna todo de una manera casi líquida pero, aun así, hay momentos en que no puedo evitar sentirme como en pleno otoño. Peor que en pleno otoño, porque al menos así podría aovillarme por las noches en la cama con los primeros fríos en compañía de una fina manta y sentir algo de calor reconfortante, en vez del natural bochorno estival que nos deja a todos sin fuerzas para nada. Es en momentos así que en ocasiones recurro a la música y a la memoria, a aquellas canciones que, muchas veces, se comportan casi como ciertos aromas, capaces de hacernos viajar en el tiempo hasta un lugar seguro que hace mucho que dejó de existir. Una de esas canciones, para mí, es el No me acostumbro de El Último de la Fila. Estos días no para de sonar en mi cabeza, intentando de alguna manera llevarme consigo hasta un lugar más grato... Sin duda mi mayor deseo es que, de alguna manera, lo consiga.

El món per un forat

Rescatan un gato del túnel del Metro

El felino, presumiblemente abandonado, llevaba días en las vías sin comida ni bebida y espera ahora que alguien lo adopte
Barcelona | 16/07/2009

La línea 1 del metro, concretamente la estación de Can Serra, en Hospitalet de Llobregat, vivió hace una semana un episodio digno de película, sobre todo de dibujos animados: el rescate de un gato de las vías. La operación se realizó el 9 de julio a partir de las 00.30, una vez finalizado el servició del metro y corrió a cargo de la Fundación Altarriba con la colaboración de TMB.

De Maeglin

De entre todos los personajes que aparecen en las obras de Tolkien, de entre todas las historias que tienen como escenario la Tierra Media, siempre me quedaré con Maeglin y con las extrañas circunstancias en las que nació, vivió y murió.

Quizás pueda sonar extraño, pero me apasiona como carácter. Por decirlo de alguna manera, se aparta en muchos aspectos de aquello a lo que Tolkien pareciera tenernos acostumbrados en materia de elfos y, también, nos deja algunas incógnitas sin resolver y algunos ecos de historias antiguas que avivan la imaginación.

Así, ya su nacimiento implica una historia poco usual: cómo Aredhel, la hermana del rey Turgon de Gondolin, la ciudad oculta, decide dejar su encierro y volver a recorrer los caminos en busca de sus primos, los hijos de Fëanor, con quienes compartió una gran amistad en Valinor. Por otro lado Eöl, llamado el Elfo Oscuro por su carácter taciturno, pariente del rey Thingol, ya hacía tiempo que había abandonado Doriath, siguiendo también un extraño deseo, y se había instalado en Nan Elmoth, donde los árboles eran tan altos que tapaban la luz del Sol pero donde se podía caminar bajo la luz de las estrellas, como antes de la llegada de Morgoth. La historia de esta pareja no podía ser más extraña, pues se mueve en muchos aspectos entre luces y sombras: Aredhel queda literalmente atrapada en los dominios de Eöl, aunque se dice que, al menos al principio, no estaba del todo descontenta con su nueva vida. Como puede verse, es una historia con muchos ecos de cuentos clásicos pero, aquí, el final no será feliz. Importante diferencia.

Cuando Juan y Tula fueron a Siritinga

Ah, Siritinga... Cuántos recuerdos. ¿De verdad que han pasado ya nueve años desde que lo emitieron? Pues parece que esté a un mundo de distancia. Y, sin embargo, ha dejado a muchos "siritingólogos y siritingófilos" sueltos por la Red ;). En aquella época todavía estudiaba y era fácil viajar hasta Siritinga por las tardes (o a la mañana siguiente, con la repetición) con el único equipaje de unos cascos. Sí, era fácil estar en otro lugar y fácil ocultarlo... Recuerdos de un tiempo feliz.

Ahora mi puerta a Siritinga se abre aquí.
Se ha producido un error en este gadget.