Recortando que es gerundio

La historia de hoy podría decirse que empezó después del verano aunque, para ser sincera, tendría que añadir que hunde sus raíces en el calendario hasta hará unos 4 años...

Por aquel entonces, y tras varias malas atenciones, decidí cambiar de ginecólogo en la Seguridad Social y, por si acaso, empezar a buscar también una segunda opción en la medicina privada. Ni que decir tiene que ambas búsquedas me llevaron mi tiempo pero, con todo, y a pesar de las muchas limitaciones del servicio aun en todavía época de vacas gordas, conseguí lo que quería: era posible la libre elección de médico, siempre y cuando el profesional en cuestión no hubiera ya cubierto un cupo máximo de pacientes a su cargo. También conseguí dar con la seguna opción que necesitaba y todos contentos.

En esas pasaron cuatro años como digo... A finales de verano, me llegó una carta de l'Institut Català de la Salut informándome de que, si quería continuar manteniendo el mismo especialista, tendría que cambiar de médico de atención primaria; en caso contrario, habría de volver al que tenía al principio, a quien no tuve más remedio que dejar y al que no quiero volver a ver más en mi vida ni en pintura. Como cambiar de doctora de cabecera es algo que ni me planteo ahí andamos, en la privada y cruzando los dedos. Pero es algo que ya cansa: sobre todo por los motivos expuestos en la carta de marras que, para colmo, se las trae:

Informar-li que qualsevol professional del nostre equip és eficaç, eficient i implicat en la qualitat assistencial de la població assignada. 

Precisamente los que sí son eficaces, eficientes e implicados no merecen que los metan en el mismo saco, no ya con según quien sino, me atrevería a decir, según qué.

És desig de la direcció i dels professionals de l'ASSIR donar la millor atenció i servei als seus usuaris.

L'objectiu de la nostra proposta és equilibrar el nombre de ciutadans territorialment, per continuar garantint la qualitat assistencial i l'accessibilitat als nostres serveis.

El problema es que, como la falta de especialistas era notoria y manifiesta ya en tiempos pasados, algunos médicos llevaban el cupo casi completo mientras que otros, como es el caso, no tenían casi pacientes. Esto, que debería ser motivo de, por lo menos, indagación, se ha obviado y se ha vuelto a hacer tabula rasa hasta que empiecen a ocurrir las desgracias, claro. Entonces todos lloraremos y exigiremos cabezas pero, mientras tanto, ¿para qué pensar? El día que fui a informarme a mi CAP había ya otra señora con la misma carta en la mano, a las dos nos confirmaron que era lo que había. Con todo y con eso, decidí esperar a tener algo de tiempo para ver si se podía poner queja formal, aunque de poco sirviera a efectos prácticos. Pues bien, por lo visto, incluso encontrar una forma para esto es algo complicado...

En fin, me vais a perdonar el desahogo de hoy, no es nada nuevo bajo el sol con la que está cayendo pero reconozco que las maneras en que se hace todo son como una puntilla que hace que me rebele. No se dice que se haga porque haya menos medios, se dice que se hace porque claro, en cuanto se nos da la oportunidad de elegir vamos, elegimos, y lo descontrolamos todo en vez de quedarnos tranquilitos en casa. ¡A quién se le ocurre! Ya lo dice el Principio de Hanlon, parodiado por desgracia de manera demasiado real a la forma de la Tercera Ley de Clarke

"Toda incompetencia lo suficientemente avanzada es indistinguible de la maldad".

4 comentarios:

  1. Mi querida Olvido, pues creo, que tenes que seguir en la lucha que te asignen otro ginecologo, sobre todo, porque esta especialcidad es como muy personal, y si antes ya no mostro competencia, no lo creo que tenga una segunda oportunidad, sobretodo si una de las aristas era el trato, si bien no te permiten quedarte con el actual, que aunque sea con trámites te den otra opción, mi querida amiga, mira que con la salud no se juega, miles de abrazos, TQM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Regina, muchas gracias por el apoyo. Realmente, no es algo que quiera dejar pasar pero es increible la cantidad de trabas que están poniendo para todo, en especial para temas tan sensibles como es el de la Sanidad. Veremos en qué queda.

      Besos.

      Eliminar
  2. Joder, vaya película!.
    No es comprensible que te pongan trabas a la elección de médico especialista, yo prolongaría la protesta hasta el ministerio si hiciese falta, no creo que deban obligarte a elegir cuando, como bien dices, los pacientes le huyen... pero viendo como funciona el sistema, casi es de agradecer que no te multen por desacato y algarabía :(
    Ánimo y caña a la panda de inútiles, tienes mi apoyo y firma por si hay que tramitarlo por ley popular ;)
    Un abrazo Olvido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Tapestry. Ya sabes cómo está todo, no lo quiero dejar pasar, no quiero resignarme y plegarme a los que ellos digan pero siempre acaban haciéndome sentir como si lo que pidiera fuera un capricho en vez de una necesidad. Como le dije a Regina, veremos en qué queda todo. No me da buena espina que haya tan poco movimiento.

      Besos.

      Eliminar

Se ha producido un error en este gadget.