Mi infancia me persigue...

... y a veces hasta me atrapa.

La culpa de todo la tiene una formación de dos semanas. Sí, bueno, hasta ahí todo normal, no es que asistir a clase me haga sentir como de vuelta al cole. No, no es eso. Pero sí lo fue reencontrarme con cierta enemiga íntima:
Se ha producido un error en este gadget.